Preview Mode Links will not work in preview mode

Nov 13, 2019

Te voy a contar una historia de ombligos. Lo primero que tienes que saber para no sentirte tan vulnerable pensando que sólo te queda reaccionar según te vengan los demás, es que tu interlocutor hace lo que hace, y dice lo que dice, siempre desde su ombligo y no desde ti. El día que aprendas esto tendrás en tus manos la capacidad de no sentirte víctima de las situaciones ni de las personas.